Kike

 

Cruce de labrador y perro de aguas. Todo son buenas cualidades en éste pequeño. Tiene sólo un año de edad. Tamaño mediano. Educado en casa y en la calle. Se lleva bien con otros perros.

Te alegrarás de adoptar un perro adulto. Ya han pasado su peor época de riesgo de enfermedades, aprender a andar con la correa o morder tus zapatos cuando le salen los dientes.

 

“Lleva mucho tiempo de una casa a otra y ya merece tener su propio hogar para siempre.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *